La cromoterapia, conocida también como la terapia del color, es una técnica empleada cuyo objetivo es la curación de ciertas enfermedades a través del uso de colores.

De acuerdo con la cromoterapia, los colores ejercen influencias emocionales en las personas, permitiendo generar un estado que facilite la sanación de enfermedades y restablecer los desequilibrios que producen dichos padecimientos.

Rojo

• Ayuda a superar pensamientos negativos.
• Estimula y calienta el cuerpo.
• Ayuda a sentirse con más energía.
• Ayuda a mejorar el rendimiento de los atletas ya que ayuda a generar una cantidad rápida de energía.
• Ayuda a personas que padecen de decaimiento y pasividad, ya que ayuda al estado de ánimo a agilizarse.
• Incrementa la circulación sanguínea, por lo que estimularía el corazón.
• Estimula el hígado y el bazo.
• Ayuda a tratar enfermedades crónicas como reumas, problemas digestivos y de estreñimiento.

Verde

Se considera un color relajante, tranquilo y refrescante.
• Produce una sensación de alegría, calma, confianza y esperanza
• Ayuda a crear armonía y equilibrio.
• Ayuda a estabilizar emociones.
• Ayuda a aumentar defensas del cuerpo.
• Ayuda al sistema muscular y al aparato motriz.
• Ayuda en terapias contra el dolor y lesiones de la piel.
• Ayuda a calmar y relajar los nervios sobre todo para personas con problemas de corazón.
• Ayuda en problemas de hígado.

Azul

Es un color relajante que ayuda a despejar la mente. Es frío y sereno.
• Actúa en contra del estrés y el insomnio.
• Ayuda en tratamientos de las glándulas tiroideas y paratiroideas.
• Ayuda a refrescar y calmar, por ejemplo ayuda a calmar irritaciones en la piel.
• Ayuda a reducir la fiebre.
• Ayuda en estrés, hipertensión, miedos, cólicos y espasmos estomacales.
• Ayuda para mejorar llagas, dolores de muelas e inflamación en ojos.
• Ayuda a bajar la presión sanguínea.

 

  • Destacadas

Nuestras Publicaciones

medios